¿A partir de qué edad se puede tomar café?

De pequeños, todos le pedimos a nuestra madre que nos dejase probar el café. Y su respuesta probablemente sería similar a esta: «No, que sino no creces», ¿verdad? Pues hoy hemos venido aquí para determinar si esto es verdad o no y por supuesto, para marcar una edad a partir de la que se puede tomar café.

No hay una edad concreta a la que se pueda o no se pueda tomar café. De hecho, es un alimento válido en cualquier dieta sana, y en algunas culturas el café se toma desde edades muy tempranas. Aunque si quieres estar más segura, puedes esperar hasta los 12 años para darles café.

¿Cuál es la edad recomendada para empezar a tomar café?

Lo primero que hay que resaltar es que los humanos no tenemos ninguna necesidad de tomar café u otros alimentos con cafeína. Por ello, no hay una edad recomendada para tomar café porque el café «no hay que tomarlo».

Pero suponiendo que que un niño quiera probarlo, ¿qué daño puede hacerle el café? La única sustancia que puede suponer una «amenaza» para él es la cafeína.

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que reduce la sensación de fatiga, aumenta la concentración, el umbral del dolor, incrementa la quema de grasas… Los adultos lo tomamos por todo estos motivos, pero sobre todo por el plus de energía que nos da.

Pero, ¿acaso un niño requiere algo de esto? La verdad es que no. Y como es lógico, el café también tiene efectos adversos: ansiedad, taquicardia, síndrome de abstinencia cuando no se toma, dolores de cabeza… Espera, ¿y qué hay del crecimiento?

No hay evidencia científica que vincule el consumo de café o cafeína con el desarrollo. Por lo que si el motivo por el que no le das café a tu hijo es ese, siento decirte que te acabas de quedar sin excusa. Por cierto, el café tampoco afecta al desarrollo intelectual del niño.

Pero antes de responder a tu pregunta: «¿A qué edad se puede tomar café?», deja que te yo te haga una: ¿tu hijo bebe refrescos? Ya sabes a lo que me refiero: Coca Cola, Fanta, Sprite, Monster…

Si es un niño pequeño estoy convencido de que en alguna ocasión ha bebido Coca Cola, ¿verdad que sí? No es ningún secreto que la Coca Cola y otras bebidas similares contienen cafeína. De hecho, una Cocacola Zero contiene 10 mg de cafeína por cada 100 mL. Es decir, unos 33 mg de cafeína por lata.

Para ponerlo en contexto, un café con leche en una taza de 240 mL (tamaño estándar), en el que la un cuarto de la taza (60 mL) es café y el resto es leche, tiene unos 80 mg de cafeína.

¿Verdad que no nos preguntamos a qué edad deberían tomar refrescos? Si permites que tu hijo beba este tipo de bebidas, no hay motivos para que no le dejes beber café. Eso sí, siempre de forma moderada y controlada. Aunque el café no entraña ningún riesgo, puede producir sobredosis si se toman cantidades de cafeína muy elevadas.

Pero si estás buscando una edad concreta a partir de la cual dar café a un niño pequeño, lo ideal es que hables con un experto o con su pediatra. De todos modos, los expertos de Guía Infantil recomiendan poner la fecha límite en los 12 años.

Deja un comentario