¿Cómo conservar el café una vez hecho?

Aunque ninguno de los que estamos leyendo esto puede negar que el café recién hecho es siempre la mejor opción, no todo el mundo tiene tiempo para preparar una taza de su bebida favorita todas las mañanas. Entonces, ¿cómo conservar el café una vez hecho?

Si quieres almacenar café hecho sin que pierda sus propiedades, lo mejor es que uses un tarro hermético o un termo para conservarlo. Pero si quieres guardarlo durante varias semanas, lo mejor es que congeles el café en forma de cubitos de hielo.

El frigorífico: es una buena o una mala idea

Cuando se trata de almacenar café hecho, muchas personas piensan que el frigorífico es el lugar adecuado porque es donde conservan el resto de sus alimentos. Sin embargo, el frigorífico no es la mejor opción para guardar el café hecho.

¿El motivo? El café es una bebida bastante delicada, por lo que hay que mantenerla bajo unas condiciones concretas para preservar todas sus propiedades. Una de las mayores «amenazas» del café, es la humedad. Por lo que la nevera no parece ser una buena opción.

Sin embargo, en caso de que necesites guardar el café en la nevera durante un tiempo (1 o 2 semanas), no tendrás problemas siempre y cuando sigas estas recomendaciones:

  • Utiliza un recepiente hermético para evitar la entrada de humedad y oxígeno.
  • A poder ser, usa un recipiente de metal o de cristal. Así, evitarás que se tome del sabor del resto de alimentos y del propio bote.
  • Aunque no es tan relevante, es mejor utilizar un bote opaco, porque protege al café de la luz.

Un ejemplo perfecto de bote para almacenar el café en la nevera, es un termo como el que puedes ver en la foto:

Termo para almacenar café

Puede que te interese: ¿Cuántos días dura la cafeína en el café una vez hecho?

¿Se puede congelar el café hecho?

Una forma de almacenar café preparado que no mucha gente conoce, es congelarlo. Y sí, sé que puede sonar un poco raro, pero créeme, es una de las mejores formas de almacenar café para tomarlo en otro momento.

El procedimiento es bastante sencillo, aquí puedes ver cómo hacerlo paso a paso:

  1. Prepara tu café como lo harías normalmente.
  2. Llena los espacios de la cubitera.
  3. Cubre la cubitera con un trapo o cierra la tapa en caso de que tu cubitera tenga. Esto es muy importante para que tu café no se tome del resto de olores presentes en el congelador.
  4. Deja que se congelen.

Cuando quieras disfrutar de tu café, tienes 2 formas de hacerlo:

  • Descongelar algunos cubitos de café en el microondas.
  • Dejar los cubitos de café en el exterior, de modo que se descongelen poco a poco.

¿Deberías almacenar tu café en el congelador? Aunque congelar el café es uno de los mejores métodos para conservarlo, solo se lo recomendaría a personas que vayan a guardarlo durante periodos superiores a 2 semanas.

De hecho, el café en el congelador puede perdurar en buenas condiciones hasta 2 meses. A partir de ese momento, su sabor, aroma y propiedades se pierden a un ritmo bastante rápido.

Ante la duda: un tarro hermético

Aunque tanto el frigorífico como el congelador son 2 opciones válidas, desde La Escuela del Café siempre recomendamos almacenar el café hecho en tarros herméticos en estanterías o muebles de la cocina. De este modo, evitas que su estructura molecular se perturbe como consecuencia del frío, la humedad o la congelación.

Además, es la forma más fácil de guardar el café, solo tienes que meter el sobrante en un bote de cristal, cerámica o de metal, y cerrarlo hasta que lo vuelvas a necesitar. Sin embargo, asegúrate de bebértelo todo en menos de 1 semana, sino, el café puede ponerse malo.

¿Qué bote utilizar?

Si tuviese que recomendarte algo para que escojas un bote para guardar café hecho, te diría que no te compliques la vida. En casa todos tenemos un bote de tomate frito vacío o un tarro de cristal similar. Con este tipo de botes, puedes almacenar el café durante al menos 1 semana en perfecto estado.

En este foto, puedes ver cuál es el que suelo utilizar yo cuando me sobra un poco de café y me lo voy a tomar por la tarde o al día siguiente:

Pero si quieres darle una protección extra al café, te recomiendo encarecidamente que compres un termo. Este tipo de recipientes tienen 3 ventajas:

  1. No dejan sabor en el café, por lo que no importa cuánto tiempo lo tengas dentro, no se tomará de ningún tipo de sabor extraño.
  2. Mantienen la temperatura del café estable, por lo que no se verá perjudicado ni en los días de calor ni en los de frío.
  3. La luz es otro de los casusantes de la oxidación del café. Los termos suelen ser de metal o de cerámica, y por lo tanto no dejan pasar la luz.

Conclusión: ¿cuál es la forma correcta de conservar el café una vez hecho?

Si quieres disfrutar de una buena taza de café, pero no siempre tienes tiempo para prepararla, es importante que sepas cómo conservar el café una vez hecho para poder usarlo en cualquier momento.

El método correcto, dependerá de cuánto tiempo vayas a tardar en consumir el café:

  • Si lo vas a consumir en menos de 1 semana, lo mejor es que uses un termo o un tarro de cristal (siempre con tapa) para almacenarlo.
  • Si vas a tardar entre 1 y 2 semanas, es preferible que uses un termo y que lo metas en el frigorífico.
  • Si vas a tardar más de 2 semanas, te recomendamos que lo congeles en forma de cubitos para usarlos cuando los necesites.

Deja un comentario