¿Cómo sustituir el café durante el embarazo?

Si tú también eres una amante del café pero debes dejarlo durante un tiempo por el embarazo, seguro que te estás preguntando cómo hacerlo, ¿verdad? Aquí tienes un poco de ayuda:

Puedes sustituir el café convencional con café descafeinado, café verde (contiene mucha menos cafeína que el normal), infusiones o tés. Además, puedes probar con zumos, que tienen muchas vitaminas de utilidad para el embarazo.

¿Es necesario dejar el café durante el embarazo?

Antes de plantearte cómo dejar el café mientras estás embarazada, sería más interesante preguntarse si de verdad es necesario que lo hagas. Según los expertos, en la mayoría de ocasiones bastaría con una reducción de la ingesta de café, y en más en concreto, de cafeína.

De este modo, los estudios más recientes revelan que limitar el consumo de cafeína a menos de 200 – 300 mg diarios es más que suficiente para mantener el bebé a salvo. Por supuesto, estas son cifras generales, y todo depende de la situación tanto de la madre como del niño.

Pero ¿cuánto son 200 mg de cafeína? Si llevas un tiempo leyendo nuestros artículos, ya sabrás que el contenido de cafeína del café depende de muchos factores, aunque aquí puedes ver una tabla orientativa:

Tipo de caféTamaño de la taza (mL)Miligramos de cafeína
Café negro240159
Café americano240101
Café instantáneo24063
Espresso3063
Café descafeinado2402
Miligramos de cafeína en función del tipo de café

Eso sí, si tienes alguna duda o el café te suele sentar mal, te recomiendo que hables con tu médico de cabecera para recibir un consejo personalizado.

Si quieres más información sobre eltema puedes leer este artículo en el que hablamos sobre los peligros de tomar café durante el embarazo.

Pasos para dejar el café si estás embarazada

Si finalmente decides dejar el café, es probable que al principio tengas algunos problemas de cansancio, dolor de cabeza e incluso mal humor. Por ello, te recomiendo que sigas estos pasos para aliviar los síntomas:

1. Entiende qué es lo que te gusta del café

No cabe duda de que el café es una bebida que atrapa a todo aquel que la prueba. Sin embargo, a cada uno le ocurre por un motivo distinto. Por ello, el primer paso para poder dejar el café es entender qué es lo que te gusta de él.

De este modo, si por ejemplo lo que te gusta es su sabor, puedes probar a utilizar café descafeinado. En cambio, si el motivo por el que tomas café es, por el subidón de energía que te produce, podrías cambiar el café por pequeñas siestas, duchas de agua fría o hacer ejercicio de forma regular.

2. Identifica aquellas bebidas que no puedes tomar

Por supuesto, si dejas el café por los posibles problemas que puede ocasionar su contenido en cafeína, debes estar segura de no sustituir el café por una bebida que también la contenga.

Por supuesto, todas estas prohibiciones hay que tomarlas con sentido común. Por ello, no pasa nada si decides sustituir tus tazas de café diarias por algún tipo de bebida que contenga un poco de cafeína. Por ejemplo, el café verde, que contiene un 80 % menos de cafeina que el café convencional.

3. Disminuye la dosis de forma gradual

Si tomas café de forma diaria y necesitas un sustituto, lo ideal es que reduzcas de forma gradual su ingesta. Un buen modo de hacerlo es elimando alguna de las tazas de café que tomas durante el día o cargándolas menos.

Si lo prefieres, también puedes hacer mezclas de café cafeinado y descafeinado, empezando por café normal, y añadiendo un poco más de café descafeinado todos los días.

Puede que te interese: ¿El café puede crear adicción?

Cómo dejar el café sin esfuerzo

Alternativas al café para el embarazo

¿Estás buscando una bebida para sustituir el café durante el embarazo? Aquí tienes algunas ideas:

1. Café verde

El café verde son granos de café convencionales que no han pasado por el proceso de tostado, por lo que sí tienen cafeína. Sin embargo, su contenido es tan reducido que puedes cambiar tus tazas de café normal por infusiones de café verde y mantener tus niveles de cafeína dentro de los rangos recomendados.

Además, se trata de una sustancia muy beneficiosa para una gran cantidad de enfermedades, entre ellas el cáncer de mama.

Puede que te interese: Propiedades del café verde

2. Café descafeinado

Como es lógico, una de las alternativas al café convencional es el café descafeinado. Además, gracias a los avances en la cocina y en el proceso de descafeinado, hoy en día existen decenas de alternativas posibles, por lo que seguro que puedes encontrar alguna que te guste.

3. Zumos naturales

Sí, ya sé que los zumos no se parecen en nada al café, pero son una opción muy interesante que te recomiendo probar. Puedes comprarlos ya hechos o prepararlos tú misma, que aunque lleve un poco más de trabajo el sabor, la textura y sus propiedades merecen la pena.

Además, son una forma excelente de ingerir un extra de energía, vitaminas y minerales que te serán de gran ayuda durante el embarazo.

4. Infusiones

Las infusiones y el té son una alternativa muy interesante, sana y económica, por lo que no pierdes nada por probar alguna receta de este tipo. Si quieres, puedes optar por las más clásicas (manzanilla, hierbabuena, tila, té verde, té rojo…), aunque si lo prefieres puedes probar alguna más exótica, como la achicoria, que dicen que tiene un sabor parecido al del café por su amargura.

Deja un comentario