¿Qué es mejor comprar el café en grano o molido?

En todos los sectores hay un tema sobre el que la polémica está servida. En el mundo del café, el ejemplo más claro es con respecto al cómo comprar el café; grano entero o molido previamente.

Seas del equipo que seas, en este artículo vamos a arrojar un poco de luz sobre el asunto de forma objetiva. Por lo que no tienes que preocuparte si esta respuesta no se ajusta a tus preferencias personales.

Lo mejor, en términos de sabor y aroma, es siempre comprar el café en grano y molerlo justo antes de prepararlo. De media, el café pierde el 60% de sus compuestos volátiles a los 20 minutos de moler el grano. Sin embargo, si compras café molido y lo envasas de la forma correcta, puedes evitar la mayor parte de dicha pérdida de fragancia y propiedades.

El café molido se pone rancio más rápido

El principal motivo por el que los baristas recomiendan moler el grano, es porque el café molido se pasa mucho más rápido. Y lo creas o no, el causante es el oxígeno.

Del mismo modo que cuando abres una manzana y la dejas al aire libre, el café se oxida en contacto con el oxígeno. Por ello, se recomienda guardarlo en tarros herméticos y alejados de la luz y la humedad.

Al moler el café, este pierde su capa protectora y además, tiene mucha más superficie de contacto con el aire. Por este motivo, más oxígeno puede reaccionar con el café, oxidándolo más rápido.

Además, este proceso comienza desde el mismo momento en el que se muele el café en la fábrica. Afortunadamente, hoy en día se utilizan sistemas sofisticados para almacenar el café al vacío de la forma más rápida posible.

Recuerda, si compras café molido, tienes que guardarlo en un bote hermético, alejado de la luz y de la humedad para que mantenga todo su sabor el mayor tiempo posible.

Moler el café te permite modificar su sabor

Otro de los motivos por el que los amantes del café suelen preferir comprar los granos y usar un molinillo en casa, es porque te permite jugar con el grosor del café para obtener diferentes sabores.

Cuando compramos café molido, no tenemos posibilidad de cambiar su grosor. Por lo que, lo queramos o no, tenemos que aguantarnos con dicho sabor.

Al moler tu propio café, puedes ajustar el grosor del grano a cada taza. Por lo que puedes experimentar diferentes sensaciones en tu paladar. Pero, ¿cómo afecta el grosor del grano al sabor?

Cuando mueles el café de forma gruesa, tarda más en cocinarse, haciendo que el sabor del café se intensifique. Por el contrario, cuando mueles el café muy fino, la cafetera tarda menos en prepararlo, haciendo que sea más suave.

Ajusta el grosor para cada tipo de cafetera

El tamaño del grano de café que utilizas puede no ser el adecuado para tu cafetera. De hecho, más del 90% de los cafés pre-molidos de supermercado no se adaptan a las cafeteras actuales. Sin embargo, con un molinillo para café, es bastante sencillo encontrar el grosor perfecto para tu cafetera. Aquí puedes ver una tabla de referencia:

Tipo de cafeteraGrosor del café molido
Café en fríoGrueso
Cafetera FrancesaGrueso
Cafetera AeropressGrueso – medio
Cafetera para Verter (o de goteo manual)Grueso – medio/fino
Cafetera de GoteoFino
Cafetera Italiana (Moka)Fino – muy fino
EspressoMuy fino
Cafetera TurcaMuy fino

Conclusión: ¿comprar café en grano o molido?

En definitiva, si lo que quieres es una taza de café propia de una cafetería de prestigio, con todo el sabor posible y con un gran aroma, el café en grano es la mejor opción para ti.

Sin embargo, si crees que moler el café te quita demasiado tiempo, puedes utilizar café molido. Si es tu caso, te recomiendo que te hagas con un tarro hermético para guardar el café. Así, lo mantendrás en perfectas condiciones durante la mayor cantidad de tiempo posible.

Deja un comentario