¿Es malo el café descafeinado?

Aunque no es la variedad más extendida, cada vez más personas añaden el café descafeinado a su dieta para consumir menos cafeína pero, ¿qué tan malo es el café descafeinado?

El café descafeinado no es malo para la salud, y puede ser una alternativa muy interesante para aquellas personas que quieran beber café, pero que por su contenido en cafeína no pueden hacerlo. Sin embargo, un consumo excesivo puede acarrear problemas como: aumento de colesterol, acidez estomacal, hipertensión…

Los problemas del café descafeinado

Aunque la cafeína es uno de los principales motivos por los que muchas personas toman café a diario, para otros es las principal razón por la que no pueden tomarlo. Por este motivo, se suele pensar que el café descafeinado es como el café normal, pero sin inconvenientes, ¿no?

Estos son los principales problemas para la salud que suelen relacionarse con el consumo de café descafeinado:

1. Eleva los niveles de colesterol malo

Uno de los efectos nocivos del café descafeinado que más gente conoce es el aumento del LDL (colesterol malo). Sin embargo, no es la primera que hablo del efecto del café sobre el colesterol en esta web, y en artículos anteriores ya vimos que esto no es algo propio del café descafeinado, sino que el café convencional también tiene este efecto.

Esta subida del colesterol se produce por otros componentes presentes en el grano de café, más concretamente el cafestol y el kahweol. Aquí puedes ver un resumen con el aumento del colesterol que produce cada tipo de café en función de su preparación:

Tipo de caféEstimación de la subida de colesterol al consumir 5 tazas al día (mmol/l)
Filtrado0.005
Precolador0.005
Instantáneo0.01
Moka0.07
Expreso0.1
Hervido0.19
Cafetera0.23
Café turco / griego0.25
Tabla extraida del Estudio de la Universidad Complutense de Madrid

Por supuesto, estos datos tienen trampa porque, ¿qué pasa con todas esas personas que beben café de forma diaria durante años?

Y es que, aunque el café aumente los niveles de LDL en sangre, lo hace de forma temporal. De este modo, a las pocas horas de haber consumido la bebida, los niveles de colesterol vuelven a su estado natural.

2. Aumenta el riesgo cardiovascular

Un momento, ¿un café sin cafeína puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares? Sí, precisamente porque, a diferencia de lo que mucha gente piensa, el café descafeinado tiene cafeína.

Como es lógico, los niveles de esta sustancia en el café descafeinado son muy bajos, de media entre un 97 y un 98% menos que en el café normal.

Ahora bien, ¿esto es suficiente como para suponer algún riesgo? Todo depende de la persona que lo tome y su sensibilidad ante las sustancias estimulantes.

Además, es importante recalcar que la cafeína no es la única sustancia del café que puede elevar la tensión arterial, sino que otras como la hidroxy hidroquinona también tienen cierto efecto, aunque este es secundario.

3. Incrementa la acidez estomacal

El café es una bebida relativamente ácida. Para ser más concretos, en la escala de pH puntúa 5 sobre 14, siendo los valores inferiores a 7 considerados como ácidos, y los superiores, básicos.

Cómo de ácido es el café

Sin embargo, la cafeína no es el único motivo por el que el café tiende a aumentar la acidez estomacal, y es que entre las distintas sustancias que componen el café, destacan varias que estimulan la secreción de flujos gástricos. Por ello, los profesionales desaconsejan tomar café si tienes acidez.

De nuevo, los problemas de acidez derivados del consumo de café pueden presentarse o no en función de la cantidad de café ingerida, pero también en función de la capacidad de asimilación de cada persona.

4. Provoca la ganancia de peso

Aunque ningún alimento tiene la capacidad de hacer que ganes o pierdas peso por sí mismo, algunos estudios han observado cierta relación entre el consumo de café descafeinado y el aumento de peso.

Ahora bien, ¿hasta qué punto es culpa del café? Si indagamos un poco más en estos estudios, pronto nos damos cuenta de que la raíz del problema no es el café, sino sus acompañantes; leche, bebidas vegetales, cremas, nata, azúcar…

De hecho, el café solo no tiene calorías, por lo que en última instancia, no puede ser la causa del aumento de peso de los sujetos de los estudios.

A todo esto se suma que, como el café descafeinado no tiene cafeína, mucha gente cree que puede tomarlo de forma ilimitada, lo que aumenta aún más el consumo de todos estos acompañantes.

Puede que te interese: ¿Es bueno tomar café si estoy a dieta?

5. Perdida de densidad ósea

No es ningún secreto que el café tiene cierto efecto diurético, y aunque esto pueda jugar a tu favor en algunas ocasiones, debes tener cuidado, pues perder demasiados líquidos puede acarrear problemas en el largo plazo.

Este efecto negativo es mucho más acusado en minerales como el calcio y el magnesio, lo que puede desencadenar en la osteoporosis, una de las enfermedades oseas más comunes del mundo.

Eso sí, si tan solo consumes unas pocas tazas al día y llevas una alimentación completa y equilibrada, no tienes de qué preocuparte.

Entonces, ¿es malo el café descafeinado?

En definitiva, en condiciones normales, beber café descafeinado no entraña ningún riesgo para la salud. Ahora bien, su efecto puede variar de unas personas a otras, por lo que si tienes dudas sobre si puedes consumirlo, te recomiendo que hables con tu médico.

Deja un comentario