¿Es malo tomar café si me duele la cabeza?

Puede que alguna vez hayas escuchado eso de: «Si te duele la cabeza tómate un café», pero ¿tiene sentido hacer esto o es peor el remedio que la enfermedad? En este artículo te contaremos todo lo que tienes que saber para usar el café a tu favor cuando te duela la cabeza.

Tomar café si te duele la cabeza no solo no es malo, sino que ayuda a reducir el dolor y, en conjunto con otros medicamentos consigue que estos tengan más eficacia. Eso sí, altas dosis de cafeína pueden empeorar los síntomas e incluso desencadenar el dolor.

¿Qué pasa si tomo café y me duele la cabeza?

Durante mucho tiempo, al café se le han adjudicado numerosos problemas para la salud que luego se ha demostrado que no eran ciertos, o que simplemente, no eran causados por él. Pero también se ha hablado (y mucho), sobre sus beneficios.

Una de estas ventajas es su papel como reductor del dolor de cabeza. Y no, esto no es el típico remedio casero que dice todo el mundo y que no se sabe si funciona o no. La evidencia científica es firme al respecto, y ha determinado que el café ayuda a reducir el dolor de cabeza, aunque también puede ser su causante.

Pero, ¿cómo puede ser que una misma sustancia sea la causante y la solución de un mismo problema? Pues como seguramente estés pensando, todo depende de la dosis utilizada.

Este estudio científico observó que los pacientes con migrañas que tomaban altas dosis de cafeína diarias tenían más probabilidades de sufrir un ataque. Pero también se encontró que la cafeína puede ser parte del tratamiento de las migrañas agudas, en las que por cierto, tuvo un papel beneficioso.

En relación con el papel analgésico de la cafeína en pacientes con migrañas, cabe resaltar que hay múltiples estudios que han observado que, los pacientes que combinaban cafeína y analgésicos tenían mejores resultados que los que solo consumían analgésicos.

Sin embargo, y como hemos dicho al principio del artículo, la cafeína se relaciona con el dolor de cabeza y otros cambios fisiológicos en el organismo. Por ello, hay que coger estos estudios con pinzas y tener en cuenta que tomar café cuando te duele la cabeza puede resultar igual de beneficioso que de negativo.

¿Por qué la cafeína quita el dolor de cabeza?

Si eres de esas personas que siempre quieren saber el porqué de las cosas, este estudio de la Universidad de la Sabana en Bogotá, hizo una investigación para conocer los mecanismos por los que la cafeína interfiere en el dolor de cabeza. Estos son los principales:

1. Su fuerte poder vasoconstrictor

Se ha observado que los pacientes con dolor de cabeza, y especialmente migrañas, sufren una gran vasodilatación (las arterias y venas se ensanchan) al sufrir este tipo de dolores. La cafeína tiene un fuerte papel vasoconstrictor (lo contrario a vasodilatador), por lo que contrarresta de manera eficaz la vasodilatación provocada por la migraña.

Si bien es cierto que la vasodilatación no es el principal causante del dolor de cabeza en las personas con migrañas, su reducción se asocia con la reducción del dolor percibido por el paciente.

2. Eleva los umbrales del dolor

Uno de los motivos por los que los pacientes con migrañas que consumen pequeñas dosis de cafeína sienten menos dolor, es porque la cafeína eleva los umbrales del dolor. De este modo, una misma acción que antes producía un «dolor» determinado, ahora produce menos dolor en esa misma escala.

Por ello, la cafeína se recomienda en las dietas de pérdida de peso y en los deportistas de alto rendimiento, gracias a esta propiedad pueden mantener sus entrenamientos durnate más tiempo sin sentir la fatiga y el desgaste producidos por el ejercicio.

3. Mejora la asborción de otros analgésicos

La cafeína no solo reduce el dolor real y el dolor percibido, sino que ayuda a otros analgésicos como el Ibuprofeno. En concreto, mejora su absorción gástrica promoviendo la producción de AMP cíclico.

Para ponerlo en contexto, algunos estudios han demostrado que, consumir un analgésico junto con cafeína, reduce la dosis necesaria para obtener un mismo poder analgésico en un 40%. Es decir, que tomando un 40% menos de medicamento, se obtiene el mismo resultado.

Deja un comentario