¿La cafeína crea adicción?

Cansancio, dolor de cabeza, insomnio… ¿Has tenido alguno de estos síntomas al dejar de tomar café? Si has estado investigando o has preguntado a algún familiar o conocido seguro que te han dicho que eres adicto a la cafeína, pero ¿es esto posible?

No, la cafeína no crea adicción porque no eleva los niveles de dopamina lo suficiente como para generar las conexiones cerebrales propias de una adicción. En su lugar, puede provocar dependencia, que se traduce en una serie de síntomas al dejar de tomar cafeína de forma repentina.

La dopamina es la clave

La cafeína es una sustancia estimulante porque incrementa la segregación de dopamina, una hormona que mejora el aprendizaje, la memoria, la motivación, el humor, la atención…

Gran parte de las personas que dicen que la cafeína es adictiva se basan en que otras drogas también producen este efecto en el organismo (a mayor escala), por ejemplo el MDMA o la metanfetamina. Entonces, ¿qué las hace diferentes?

Según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de los Estados Unidos, la cafeína eleva los niveles de dopamina de manera bastante ligera, por lo que su estimulación no es suficiente para generar adicción.

En su lugar, la cafeína provoca dependencia porque, cuando dejamos de tomarla, solemos tener algunos de los síntomas que he descrito al principio del artículo.

Diferencia entre dependencia y adicción

Teniendo en mente que la cafeína no crea adicción, puede que te preguntes qué es la dependencia y qué diferencias tiene con la adicción, ¿cierto?

Podemos empezar diciendo que la adicción es una enfermedad que se da cuando una persona sigue consumiendo una sustancia a pesar de que sabe que esto tiene consecuencias negativas para su persona.

La dependencia hace referencia a esas sustancias que cuando dejamos de tomarlas, pasamos por un periodo de adaptación en el que podemos sentirnos mal, débiles e incluso ligeramente enfermos.

De este modo, se puede ser dependiente de una sustancia y no ser adicto a ella. El modo de evitar los sintomas de la dependencia de la cafeína es dejarla poco a poco, reduciendo su dosis hasta que 0 mg de cafeína diarios no tengan consecuencias en nuestro organismo.

Deja un comentario