¿Qué pasa si mi café sabe mal?

¿Acabas de tomar una taza de café con un sabor extraño y no sabes a qué se debe? En ese caso te invito a que leas este artículo en el que te contaremos los motivos por los que tu café no sabe bien.

Los motivos por los que tu café sabe mal son muy variados, los principales son: usar un café y un agua de mala calidad, dejar hervir el café, no hacer el mantenimiento de la cafetera de forma correcta, utilizar leche de mala calidad, endulzarlo de forma inadecuada o utilizar una cafetera no apta para el café que estás cocinando.

Motivos por los que tu café sabe mal y cómo solucionarlos

Como puedes imaginar, un café se puede echar a perder por muchos motivos diferentes. Por ello, aquí te contaremos cuáles son los más comunes y los que se dan con mayor frecuencia:

1.- Recuerda: el café lleva agua

No importa qué tipo de cafetera utilices, necesitarás agua para preparar el café. Por ello, me siento obligado a hacer esta pregunta: ¿te has planteado que quizás el problema no sea el café, sino el agua que utilizas?

El agua del grifo puede verse alterada por filtraciones, obras en la vía pública o incluso por tratamientos químicos para potabilizarla. Por ello, puede que sea la causa del sabor extraño de tu café.

Lo que puedes hacer es coger un vaso y probar el agua. Si notas algún sabor extraño ya sabes cuál es la causa del sabor de tu café. Pero si el agua no tiene sabor o sabe como de costumbre, sigue leyendo este artículo para encontrar el motivo de dicho sabor.

2.- Los baristas no compran café en el supermercado

Los supermercados son tiendas muy útiles y sin las que no podríamos concebir nuestro día a día, pero desde luego no son el mejor lugar para comprar café de calidad. Como ocurre con muchos otros artículos, en las estanterías de los supermercados solo encontramos los cafés que se venden con facilidad, que en muchas ocasiones distan de ser los mejores.

En tiendas de café especializadas encontrarás una amplia variedad de semillas, tuestes, estilos y sobre todo, caldiades. Sin embargo, no es fácil encontrar una tienda de este tipo, sobre todo en ciudades pequeñas. Por ello, te recomiendo que compres tu café por Internet.

3.- ¿Usas café fresco?

Muchas personas creen que el café es un alimento muy resistente, que puede agantar mucho tiempo sin que pierda sus propiedades o que simplemente no caduca. Como puedes imaginar, todo esto es falso.

Uno de los errores que comete casi todo el mundo con su café es comprarlo como si fuesen cereales: «Compra 2 y llévate 1 gratis», «Nuevo formato con 200 gramos más»…

Por desgracia, el café es un alimento que se estropea con bastante facilidad. Ojo, esto no quiere decir que caduce con rapidez, sino que pierde su sabor, aroma, propiedades, compuestos volátiles y demás componentes que le dan cuerpo al café.

La mejor forma de evitarlo, es comprar la cantidad de café adecuada (para 1 semana como mucho) y almacenarlo de la forma correcta.

Puede que te interese: ¿Cómo se guarda el café molido?

4.- ¿Estás utilizando la cafetera adecuada?

Si ya has leído nuestro artículo sobre cómo de grueso moler el café, sabrás que no todas las cafeteras usan el mismo grado de molido.

Por un lado, las cafeteras que usan molidos gruesos destacan por hacer cafés muy fuertes y amargos. Además, como el molido es más grueso, hay menos superficie de contacto con el agua, lo que hace que se extraiga menos cafeína y sabor. Algunos ejemplos son las prensas francesas o cafeteras tipo Chemex.

Por el otro, las cafeteras que usan molidos finos tienen una superficie de contacto con el agua mucho mayor, dando lugar a tazas con mucho más sabor, pero también más suaves porque la velocidad de extracción es más rápida.

Utilizar un molido fino en una cafetera que requiere un molido grueso o viceversa, puede cuasar los problemas de sabor que estás experimentando. Aquí puedes ver un resumen con qué tipo de molido requiere cada cafetera:

Tipo de cafeteraGrosor del café molido
Café en fríoGrueso
Cafetera FrancesaGrueso
Cafetera AeropressGrueso – medio
Cafetera para Verter (o de goteo manual)Grueso – medio/fino
Cafetera de GoteoFino
Cafetera Italiana (Moka)Fino – muy fino
EspressoMuy fino
Cafetera TurcaMuy fino

5.- Evita el café torrefacto

Para disfrutar de un buen café, no hace falta comprar un café de especialidad, pero sin duda hay variedades que deberías evitar. El mejor ejemplo que puedo darte, es el café torrefacto, uno de los peores inventos de la historia.

Por si no lo sabes, el café torrefacto es café con un tueste muy específico. Cuando tuestas café, lo único que necesitas es un tostador de café y los granos. Pero cuando se hace café torrefacto, se añade un tercer elemento: azúcar.

Entonces, el propio calor del horno para tostar café derrite el azúcar, haciendo que se pegue a los granos de café. Por ello, los granos de café de tueste torrefacto tienen esa apariencia tan oscura y brillante.

Al sufrir este proceso de tueste, el café no solo pierde sus mejores propiedades organolépticas como el sabor, el aroma o la textura, sino que también se potencian sus efectos negativos para la salud.

Y sí, todo esto también aplica al café de mezcla, que no más que café torrefacto mezclado con café de tueste natural.

Entonces, ¿qué tipo de tueste debo buscar? Si hablamos solo de tipo de tueste (y no de grado), desde La Escuela del Café siempre recomendamos el café de tueste natural.

6.- Mantenimiento y limpieza de la cafetera

Aunque pueda parecer obvio, la higiene en la cocina es fundamental. No importa qué tipo de cafetera utilices, hay que limpiarla en profundidad para evitar la acumulación de bacterias. Sin embargo, no todas las cafeteras se limpian del mismo modo o requieren el mismo mantenimiento.

Lo ideal es pasar del lavavajillas y limpiar las cafeteras a mano. De este modo, puedes desmontar la cafetera y darle a cada sección el lavado de necesita. Esto es muy importante en zonas como los depósitos, filtros y conductos, puedes pueden acumular suciedad y ser un caldo de cultivo para el mal olor.

Al final, no hay un método universal que sirva para limpiar todas las cafeteras. Por eso, lo único que podemos decirte es que utilices agua caliente, jabón neutro y un estropajo si hay alguna zona en la que la suciedad está muy incrustrada.

Puede que te interese: ¿Cómo limpiar una cafetera moka?

7.- Problemas con el tueste

Muchas personas deciden tostar su propio café en casa haciendo uso de un tostador de café. Si eres una de ellas, sabrás que este es un proceso bastante delicado y en el que se pueden cometer bastantes fallos.

Dejar el café en el tostador por más o menos tiempo del necesario o comprar el café para tostar erróneo pueden arruinar tu taza de café.

Si crees que el proceso de tueste puede ser uno de los motivos por los que tu café ha adquirido dicho sabor, te recomendamos que tuestes una segunda tanda y lo pruebes. Si el sabor persiste, entonces puede que el problema se encuentre en los granos, la cafetera, el método de cocción…

Ojo, si compras café comercial, ya sea molido o en granos ya tostados, no estás 100% exento de este problema. Otra persona ha tostado ese café por ti, y como todo el mundo, también comete fallos. Por ello, puede que te haya tocado comprar el paquete defectuoso.

Tipos de tostado de café

8.- ¿Dejas hervir el café?

Por supuesto, como ocurre con cualquier otro alimento, para que el café sepa bien hay que utilizar la receta correcta. Y uno de los fallos más comunes al hacer café es dejar hervir el agua cuando ya ha salido todo el café.

No hay que dejar hervir el agua porque hace que el café se acidifique aún más, dando como resultado un café mucho más fuerte y dañino para el organismo.

Como ya dijimos en este artículo en el que te enseñábamos cómo utilizar una cafetera italiana, hay que retirar el café del fuego cuando haya subido todo el agua y la ebullición empiece a ser descontrolada. Justo como en esta foto:

Momento para quitar el café del fuego

9.- ¿Con qué mezclas el café?

A todos nos gusta el café, pero no todos podemos beberlo solo. Por ello, recurrimos a la leche y otras bebidas para reabajar su sabor. Del mismo modo que ocurría con el agua, el origen del mal sabor de tu café puede deberse a esto y no tanto al café en sí.

Si utilizas un café de calidad pero lo mezclas con un lácteo mediocre, lo más probable es que este enmascare las cualidades más sutiles del café que le dan ese sabor tan característico.

Si eres de esas personas que utiliza leche convencional, te recomendamos la leche entera. Y no, no tienes que preocuparte de las calorías del café, la diferencia frente a una leche semidesnatada o desnatada son ridículas si las comparamos con lo que ganaras en sabor, textura y palatabilidad.

De hecho, aquí puedes ver cuántas calorías tiene un café en función del tipo de leche que usa. Para sacar estos datos se ha utilizado como base una taza de café de 240 mL en la que la mitad es café:

Tipo de lecheCalorías
Entera76
Semidesnatada53
Desnatada42

Desde hace unos años se están poniendo de moda las bebidas vegetales. Y ojo, no tenemos nada en su contra, nos parecen unas bebidas perfectas, pero debes tener en cuenta que pueden modificar mucho el sabor del café.

Al final, la avena, la avellana, el arroz y la soja son cereales totalmente distintos, y por lo tanto su sabor es diferente. Es como comparar leche de vaca y leche de cabra. Ambas son leche, pero su sabor es muy distinto.

Si quieres beber café con leche vegetal te recomendamos que vayas poco a poco hasta encontrar una que te guste. Además, te recomendamos que pruebes con las cantidades y por supuesto, los endulzantes.

10.- No todos los endulzantes son buenos

Como ya dijimos en este artículo en el que hablábamos sobre cómo endulzar el café, desde La Escuela del Café preferimos no endulzar el café de forma externa, pues puede modificar su sabor. Para nosotros, la mejor opción siempre es echar más leche.

Sim embargo, si tomas café y estás a dieta esto puede ser contraproducente. Por ello, en ese caso te recomendaríamos usar azúcar o edulcorantes.

Eso sí, debes andarte con ojo. Muchas veces, por ahorrarnos unas calorías, dejamos de lado del azúcar y utilizamos edulcorantes o endulzantes más «exóticos». El problema de estos es que, aunque no añaden calorías, pueden modificar (y mucho) el sabor de tu bebida.

En líneas generales, puedes utilizar cualquier endulzante, pero en cantidades moderadas. Los que recomendamos desde La Escuela del Café son:

  • Azúcar (blanco o moreno)
  • Miel
  • Stevia
  • Sacarina
  • Mantequilla (café bulletproof)

Conclusión: ¿por qué mi café sabe mal?

Como puedes ver, hay muchos motivos por los que tu café puede echarse a perder. Sin embargo, si tienes en cuenta los 9 motivos por los que tu café puede saber mal, no tendrás problemas con el gusto de tu café:

  1. Utilizar agua de mala calidad
  2. Usar café de baja calidad
  3. No preparar café fresco
  4. Utilizar un café para una cafetera que no le corresponde
  5. Tomar café torrefacto
  6. No hacer el mantenimiento correcto a la cafetera
  7. Defectos en el tueste
  8. Dejar hervir el café en el fuego
  9. Mezclar el café con leche o bebidas de baja calidad
  10. Endulzar el café de forma incorrecta

Deja un comentario